Terapia Racional Emotiva de Albert Ellis

Dentro de la psicología, en los últimos años se fue produciendo un fenómeno que se conoce como la revolución cognitiva. La Terapia Racional-Emotiva (TRE) fue la primera dentro de este enfoque cognitivo. Su creador fue Albert Ellis, quien nació en Pittsburg en 1913 y falleció en 2007 a la edad de 93 años. En la elaboración de su teoría influyó el haber sido un adolescente muy tímido, con temor a hablar en público y muy ansioso en su relación con las mujeres. Ellis se formó en psicoanálisis, mas rápidamente se fue desilusionando debido a los escasos resultados obtenidos con la técnica psicoanalítica. Decide dar un giro y empieza a enseñarle a sus pacientes los mismos principios que le habían servido a él. Es así como fue creando una terapia más breve, directa y efectiva, centrada en lo actual y en el cambio, con mayor implicación tanto del terapeuta como del paciente. No obstante, lo que consideraba fundamental era la influencia de las creencias sobre las emociones y las conductas. El primer libro en que plasma su teoría tiene un título muy sugerente: ?How to Live with a Neurotic? (1957). Ellis considera que su abordaje surge de obras filosóficas, tales como las de Spinoza y Bertrand Russell; aunque también estima que existen similitudes con el existencialismo y con cualquier otro enfoque que coloque la responsabilidad sobre los hombros del propio individuo. Sin embargo, principalmente deriva de la antigua tradición estoica que se remonta a Epícteto y Marco Aurelio. Siguiendo las premisas estoicas, la TRE postula que la perturbación emocional no es originada por los hechos per se, sino que por la interpretación que nosotros mismos hacemos de dichos hechos. Este postulado explicaría que, ante una misma circunstancia, las personas pueden reaccionar de maneras muy diferentes. Entonces, para la psicología cognitiva en general, el principal factor que determina nuestras emociones y conductas es el procesamiento de la información; es decir, la forma en que percibimos, procesamos, almacenamos y recordamos la información. La interpretación que hagamos de la realidad determinará cómo nos vamos a sentir y cómo nos vamos a comportar. A su vez, nuestro propio comportamiento influirá en como se relacionarán los demás con nosotros. Consecuentemente, fuera de delimitar las principales "Creencias o Expectativas Irracionales" que predominan en la Sociedad Occidental, Ellis elaboró técnicas que permitiesen su cambio por actitudes más sanas. A dicho método lo denominó la teoría del "ABC" emocional (según las iniciales en ingles), nombre críptico que sirve para facilitar la labor didáctica y educativa. El Modelo A-B-C es, por tanto, una herramienta heurística que se esquematiza de la siguiente forma: A → B → C, donde: A: Acontecimientos Activador o acontecimientos observados por el sujeto; se refiere al rol de las experiencias, tales como problemas familiares, insatisfacción laboral, traumas infantiles tempranos. B: Creencias (beliefs) o expectativas, básicamente irracionales y autoacusatorias que provocan los sentimientos actuales de sufrimiento; representa la interpretación o juicio de valor concerniente al evento observado. C: Consecuencias manifestadas en estados emocionales negativos, conductas o síntomas neuróticos que surgen a partir de nuestras creencias; corresponde a las consecuencias emocionales de las interpretaciones de los acontecimientos observados. En otras palabras, si bien nuestras experiencias externas pueden ocasionarnos un gran monto de sufrimiento, son nuestras creencias las que determinan que permanezca en el tiempo, sobre todo influyen las valoraciones y exigencias personales basadas en creencias previas. Dichas creencias irracionales son el resultado de un ?condicionamiento filosófico? o de hábitos influenciados ya sea por la educación, por factores sociales o por predisposiciones biológicas, es decir, estarían programados biológicamente para ser susceptibles a este tipo de condicionamiento. Consecuentemente, dado que se parte de la hipótesis de que no es A quien genera C, sino que B; entonces, si somos capaces de cambiar nuestros esquemas mentales seremos capaces de generar nuevos estados emocionales menos dolorosos y más racionales y realistas. La psicología congnitiva considera que la herramienta más útil consiste en tomar conciencia de aquellos esquemas mentales distorsionados y mutarlos por otros más racionales. A modo de conclusión, se estima que Albert Ellis logró dignificar y humanizar a las personas por de su salud mental o de su estado psicológico gracias a considerar que los problemas psicológicos provienen, en gran parte, de nuestros propios pensamiento acerca de lo que nos sucede; es decir, son creados por nosotros mismos y por nuestra ancestral cultura o modo peculiar de percibir los fenómenos.
|

Comentarios

Una teoría que todos debieramos de conocer............, o al menos leer.

Responder

verdad.....

Responder

Esta terapia cambia vidas, es muy cierta todo lo que dice!!!

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar